sábado, 22 de septiembre de 2018

HACIA UN DESARROLLO FORESTAL

HACIA UN DESARROLLO FORESTAL
Por Ing.Eduardo Riqueros Raygada
El desarrollo de la agricultura en nuestro país, requiere de la adopción de medidas adecuadas por parte del gobierno central y gobiernos regionales, dirigidas hacia alternativas agrarias productivas, una de esas alternativas es: el desarrollo forestal en nuestro país; en virtud que, nuestro país cuenta con alrededor de 73 millones de hectáreas como patrimonio forestal, que equivale al 56% de nuestro territorio nacional.
Actualmente, contamos solo con un programa de desarrollo forestal sostenible inclusivo y competitivo en nuestra amazonía, dirigido por SERFOR, cuyas funciones son solo la recuperación, conservación y el aprovechamiento de los bosques amazónicos a través de una institucionalidad pública,etc, pero es necesario visualizar que según nuestro ordenamiento territorial, contamos con 17.7 millones de has. de bosques de producción permanente, 22.7 millones has. de áreas naturales protegidas y 12.4 millones de has. en territorios de comunidades nativas y campesinas, lo que representa un potencial para nuestro país, que debe ser explotado racionalmente, máxime que la siembra de nuevos bosques, nos permitirá también enfrentar el cambio climático.
El desarrollo racional de esta alternativa, requiere de la adopción de una visión integral de futuro, para conseguir también una planificación forestal integral que permita la recuperación de áreas degradadas, impulsar el desarrollo forestal de nuevos bosques sostenibles para el uso comercial, en el mediano y largo plazo, y se considere el desarrollo forestal una política de estado realmente responsable y racional, para lo cual se requiere en primera instancia, una Dirección Forestal, y no solo programas aislados, la misma que debe ser acompañada de una serie de dispositivos legales, tributarios, incentivos,etc, que permitan planificar integralmente y racionalmente en un tiempo no muy lejano un desarrollo forestal sostenible, con generación de nuevos bosques utilizables y reemplazables, que permitan al desarrollo forestal sostenible ser un sector generador de empleo, de mano de obra no calificada directa e indirecta; así como, impulsar una industria forestal primaria e industrial para exportación alrededor de la madera, así como, ser una herramienta contra el fenómeno climático, permitiéndonos además impulsar nuestra economía, en beneficio de todos los peruanos.