viernes, 1 de diciembre de 2017

ETICA Y MORAL EN LA FUNCIÓN PÚBLICA

ETICA Y MORAL EN LA FUNCIÓN PÚBLICA
Por Ing. Eduardo Riqueros Raygada

Ante las actuales circunstancias por la que atraviesa nuestro país, se hace necesario que la ética y la moral no se queden guardados en los libros, en las universidades, en las oficinas, etc. Por cuanto la falta de ello, hace que se deteriore aun mas la vida socio económica del país, donde la corrupción es el pan de cada día, y toda la sociedad en su conjunto sufre, especialmente los mas necesitados.
Hoy mas que nunca, es necesario que la administración publica, cuente con funcionarios , que tengan las capacidades técnicas, y la capacidad ética y moral, para que puedan evaluar con claridad su participación anteponiendo el bien común sobre los intereses particulares; razón por la cual, se debe incorporar en la administración publica, los cursos de formación ética y moral de tal manera que podamos contar con funcionarios competentes y con el conocimiento claro y concreto y una reflexión ética y moral critica, que coadyuve a una eficiente gestión de los recursos estatales.
También es necesario señalar que la cantidad de tramites y permisologia engorrosa y las dificultades, para realizar cualquier tramite por parte de la ciudadanía, para una gestión en la administración publica; así como, la falta de convocatoria de licitación publica abierta para la ejecución de obras, entre otras, representan el arca abierta, para que la administración publica encuentre huecos administrativos, para irse en contra de la ética y la moral, lo que no justifica dicha acción, pero es una realidad. En tal virtud de lo cual, se requiere de la adopción de medidas para la capacitación en ética y moral de los trabajadores de la administración publica, y la eliminación de barreras burocráticas, a la población con la finalidad de convertir en eficiente y eficaz el accionar de las entidades estatales.