viernes, 1 de diciembre de 2017

POR UNA PLANIFICACIÓN TERRITORIAL

POR UNA PLANIFICACIÓN TERRITORIAL
Por Ing. Eduardo Riqueros Raygada


Es necesario entender que necesitamos con urgencia de la planificación territorial u ordenamiento territorial, en virtud que es un instrumento interdisciplinario, que permite la planificación de nuestro desarrollo dentro de un enfoque interdisciplinario, global permitiéndonos el análisis, desarrollo, gestión de proyectos en nuestros espacio geográfico regional, tanto de la zona urbana como rural, propiciando de esa manera nuestro desarrollo socioeconómico sostenible, respetando nuestro medio ambiente.
El desarrollo de las regiones, es urgente y prioritario, pues necesitamos eliminar las dificultades que esta conlleva, principalmente en la falta de elaboración técnica de los proyectos por parte de los gobiernos regionales, los mismos que deben elaborarse dentro de una planificación estratégica en conjunto que nos permita una conducción racional y permanente de nuestro desarrollo regional, además, al no elaborar técnicamente los proyectos se genera retardo de las transferencias de las partidas económicas por parte del gobierno central.
Es necesario señalar que dentro de una planificación territorial se involucra la toma de decisiones concertadas de todos los factores sociales, económicos, políticos y técnicos, lo que nos permitirá la ocupación ordenada y el uso sostenible de nuestro territorio regional.
Todo ello, representa un proceso técnico administrativo, que nos orientara y permitirá regular y promover la regulación y promoción de la localización y desarrollo de los asentamientos humanos urbanos y rurales, así como, de las actividades económicas, sociales y el desarrollo físico espacial.
Es necesario indicar que la agricultura ha tenido predominancia en nuestra region ancestralmente, razón por la que, necesitamos priorizarla en virtud que en nuestra region contamos con 3’600,000 hectáreas, incluyendo tierras deforestadas y degradadas, de las cuales solo 260,000 hectáreas se encuentran en producción, y de acuerdo a estudios técnicos, se pueden incorporar fácilmente 300,000 hectáreas de primera calidad las mismas que pueden ser incorporadas a la actividad agraria, y con la elaboración y planificación de proyectos posteriores podemos ampliar mas la frontera agrícola, con la consiguiente generación de empleo, alimento, exportación, industrialización y lucha frontal contra el fenómeno del niño.